Connect with us

Comunales

Kinesiólogos de la Región de Coquimbo han disminuido cerca de un 40% sus ingresos a causa del nuevo arancel de FONASA que los afecta

Publicado

el

Preocupación absoluta existe en el gremio de los kinesiólogos producto del nuevo arancel de FONASA, para la modalidad libre elección, que comenzó a regir a contar del 29 de marzo de este año, lo cual provocó una notoria baja en el cobro de las prestaciones de servicios generando una merma entre un 30 y 40 por ciento en los ingresos de los kinesiólogos de la Región de Coquimbo.

“Desde el punto de vista de los colegas hay una pérdida, porque muchos han invertido en sus consultas para atender por Fonasa, pero lamentablemente eso ya no se está retribuyendo. La misma situación de los cambios de códigos la tomaron las isapres, por lo tanto, los pagos a los kinesiólogos que estaban con contratos de prestación para las isapres, también han tenido disminución en sus ingresos”. Es el sentir de Andrea Chinga, presidenta del regional Coquimbo del Colegio de Kinesiólogos, quien pone la voz de alerta ante las autoridades de Salud, considerando además que esto afecta directamente a la población que no puede acceder en atención de calidad y oportuna rehabilitación producto de la pandemia.

Otro punto a destacar es que en la región hay muchos centros de atención públicos, como los Cesfam y Centros de Rehabilitación Comunitaria CCR, que han cerrado sus puertas por la pandemia o disminuyeron los aforos para atender, por lo tanto, las listas de espera de los centros de salud públicos son elevadas, y la red asistencial no está dando cobertura a esos pacientes, y la única opción es la atención particular, o consultas privadas que tengan prestación por Fonasa.

“Los centros médicos que atienden pacientes FONASA en la región cada vez son menos por esta misma baja de los aranceles. Al final todo afecta, al bolsillo de los colegas y de la gente, porque si necesita atención lo tiene que hacer de forma particular sin reembolso por parte de FONASA. Lo que nos preocupa es que las autoridades se sienten con nosotros a conversar y a negociar para poder llegar a valores de las prestaciones que sean apropiadas y de acuerdo con la realidad de los kinesiólogos”. Agregó la presidenta del regional Coquimbo.

Es importante considerar que el gremio de los kinesiólogos no tiene un reajuste del código FONASA desde hace mucho tiempo, ni siquiera han podido optar a un ajuste de acuerdo con el IPC, siguen con los mismos valores por más de 20 años. “Todos los otros colegios han mejorado sus codificaciones y prestaciones. Necesitamos que nos valoren, sobre todo ahora en tiempos de pandemia, pensando también que se viene la parte de rehabilitación de los pacientes post covid, situación que no se obtiene porque los centros públicos no están dando abasto y los privados de nuestra región no atienden a pacientes con FONASA. Es importante destacar que cerca del 90% de la población de la región se encuentra inscrita en FONASA”. Concluyó la kinesióloga, Andrea Chinga.

Seguir leyendo
Comentar

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Lo más leído